La situación es crítica. Irrigación da prioridad en los turnos de riego a quienes tienen propiedad cultivada.


La sequía en Mendoza se nota cada vez más, ahora los embalses Nihuil y Valle Grande, en San Rafael, dejan ver su escasez de agua. La gente no sale de su asombro al llegar a cualquiera de los dos lugares, principalmente las personas que los conocieron años anteriores. Es que tienen ocupada solo un 27%  de su capacidad. 

Ésta grave situación fue comunicada por el Subdelegado de la Cuenca del Atuel, Mario Barbieri, y el Consejero Gustavo Villegas a los Inspectores de Cauce. Participó también del encuentro el biólogo de Irrigación Adrián Atencio, informa el Diario Mendoza Sur.

Irrigación aprovechó la reunión para informar sobre los turnos de riego priorizando a quienes tienen propiedad cultivada y a quienes cumplen los requisitos por sobre quienes no lo hacen o tienen las tierras abandonadas. La entidad resaltó que se hace imperioso seguir trabajando en nuevas formas de distribuir el agua, buscando administrarla mejor.

“Cubriendo enero y febrero, cuando los cultivos necesitan más agua y, a la vez, se empiezan a levantar algunas cosechas, estaremos supliendo la situación más crítica teniendo en cuenta que los embalses están a un 27% del nivel de su capacidad, en general. Puntualmente, 21% Valle Grande y 27% Nihuil”, explicó Barbieri.

“A partir de ahí, evaluaremos como sigue la situación desde marzo. Nos proponemos estar mejor parados en la primavera 2020. Para eso hay que trabajar objetivamente y con medidas puntuales para que la próxima temporada sea más llevadera”, destacó hacia el final del encuentro el Subdelegado.




Comentarios