La situación económica creada por la pandemia afecta a muchas personas, las que ante la falta de trabajo o dinero para saldar sus deudas les obliga a usar el último recurso de una familia. Muchos vecinos de Villa Mercedes optan por vender sus alhajas de oro para poder tener un ingreso extra de dinero y solventar sus gastos.

//Mirá también: Góndola San Luis: está activada la web para productores y compradores

Sin embargo, los propietarios de las joyerías aseguran que al ser tan grande la oferta que hay desde mediados del año pasado, no pueden comprar en cantidad porque no tienen actividad en el rubro para generar los montos de efectivo necesarios.

Un equipo periodístico de El Diario consultó a los principales empresarios del rubro en Villa Mercedes, entre ellos Marcelo Nicola, cuyo local funciona desde hace 70 años. Destacó que en comparación de otras épocas el movimiento durante el primer trimestre del año fue mucho.

“A veces hasta lo que ven dorado lo quieren vender, traen relojes nuevos y usados y también plata, pero nunca hemos comprado. La contra que tienen es que depende de nuestros ingresos si se lo vamos a poder tomar o no. Entonces está frenado por ese lado, porque no tenemos para comprar metales, y nos está pasando en general a todos, así que está complicado”, afirmó.

De acuerdo a la última cotización, el gramo de oro esta semana ronda los tres mil pesos.

Las tasaciones son en el momento y de acuerdo al precio de cotización del oro del día. Por ejemplo ayer lunes el gramo valía unos 3.300 pesos.

En algunos casos solicitamos completar una planilla para conocer la procedencia de la joya y los datos del vendedor. Además, para saber si la pieza es de oro, aparte de pesarla le hacen un pequeño pulido y le colocan un reactivo que detecta si es realmente el material que creen.

//Mirá también: Investigador puntano fue seleccionados para desarrollar enzimas y usarlos en los PCR

“Si bien no les preguntamos, algunos clientes cuentan que se tienen que hacer un estudio de salud o pagar cosas atrasadas y no es para ahorrar, sino por diversos problemas”, sostuvo el hombre.

También la propietaria de una joyería situada sobre calle Pedernera, en el microcentro mercedino, Aldana Ferizola, coincidió en que se registra un incremento en el ofrecimiento de joyas y que se debe a los efectos que causa la pandemia. “Hoy en día está bastante bajo el precio, fue cambiando con el correr de los meses, pero por la situación económica no les queda otra. Cuando vienen, a veces más de cinco personas al día, les preguntamos si realmente lo quieren dejar, porque se les nota que le tienen afecto”, indicó la joven. Fuente El Diario