Los jóvenes mercedinos Franco Sosa y Dolores Avalisi tendrán la posibilidad de ser parte de un proyecto histórico de la Argentina. Un grupo de jóvenes ingenieros creó a RoverTito, un robot que pisará la luna en el 2025. Fue el proyecto espacial que ganó el concurso OpenSpace.

// Mira también: Convocan a una nueva marcha para que profundicen la búsqueda de Guadalupe

Dolores Avalisi y Franco Sosa integran al equipo de Spacebee Tecnologies, el grupo de jóvenes que participó y ganó el renombrado OpenSpace, el concurso que incentiva a la juventud argentina en explorar el espacio.

Un joven amante de la robótica llegará al espacio

Franco Sosa es uno de los veinte jóvenes que creó el RoverTito, el robot argentino que llegará a la luna en aproximadamente cuatro años.

Sosa se recibió de ingeniero mecatrónico de la Universidad Nacional de San Luis en el 2019 y hoy con 24 años no solamente se está especializando en Robótica y Control en el Instituto Balsiero de Bariloche, sino que también su proyecto espacial llegará a la luna.

Mientras Franco estaba terminando su tesis, recibió la propuesta de una amiga para participar de un concurso espacial. La idea era diseñar y crear un robot que pese menos de dos kilos y pueda llegar al espacio.

Por un momento la dudó, pero el joven se dio cuenta que no podía perder la oportunidad de ser parte de un proyecto que podría llegar a la luna. Así se unió al equipo de Spacebee Tecnologies.

Los veinte chicos que forman parte de Spacebee Tecnologies, quienes crearon RoverTito.Gentileza.

Se trataba de un equipo interdisciplinario - ingenieros en robótica, diseño industrial, geología, animación y una diseñadora - que tenían como objetivo ganar el concurso de OpenSpace. Fue un trabajo arduo y raro, por estar en medio de una pandemia, pero luego de 10 meses lo lograron.

Fue un año muy duro, pero tuvo sus frutos. Comenzamos en septiembre. En octubre nos presentamos y enviamos la idea conceptual. Desarrollarlo nos llevó unos siete meses, casi ocho. En ese momento largamos con el prototipo, lo imprimimos en 3D para dar una idea conceptual del modelo, que nos sirvió para buscar fallas y probarlo. Y hace dos semanas finalizamos con los detalles finos”, expresó Franco al Diario de San Luis.

La joven que brindó el toque estético

Dolores Avalisi fue quien pudo poner la frutilla del postre a RoverTito y le dió una fachada estética y amigable. Tiene 24 años y nació en Villa Mercedes, pero hace 7 años vive en Córdoba para estudiar la carrera de Diseño Industrial.

Fue su novio, el otro mercedino del equipo, Franco Sosa, quien la involucró en el proyecto. “Hasta el momento, todos los que estaban trabajando eran ingenieros. Por eso me llamaron a mí, para ponerle un poco más de sentido estético y marketing”, relató Dolores.

Con su aporte, RoverTito pudo dejar de ser un proyecto y convertirse en una realidad. No solamente diseño la carcasa de aluminio y las patas de titanio del robot, sino que también fue quien realizó el prototipo, las animaciones 3D y los renderizados realistas.

RoverTito

RoverTito es un robot que podrá cumplir historia para Argentina y el mundo. Es un robot autónomo de 2 kilos de peso que lleva seis motores y cámaras que le permitirán identificar el entorno para planificar qué camino debe tomar.

Tiene 6 patas de aluminio, diseñando en base a los insectos, que lo permitirá trasladarse por la superficie lunar con facilidad. Solamente podía pesar 2 kilos, porque sumar peso hubiera sido sumar el dinero necesario para enviar la maquina al espacio.

Sobre la luna, RoverTito tendrá dos funciones muy específicas. Primero tendrá el objetivo de buscar reservorios de agua y luego intentará hallar lava tubes (tubos de lava que pueden servir de refugio para la radiación). Las dos funciones son netamente para preparar la luna en un planeta habitable por los seres humanos.

Ya se han creado modelos 3D para comenzar con las pruebas de resistencia lunar. Lo que resta hacer es armarlo con los componentes espaciales y hacer todos los testeos pertinentes para que RoverTito soporte el viaje y la superficie lunar.

Además, los chicos de Spacebee están en la búsqueda de inversores en su robot, lo que permitirá terminar de concretar el viaje de RoverTito a la luna.

// Mira también: Investigan posible femicidio de una joven de 26 años

Su prototipo probablemente llegue a Luxemburgo o Japón, ya que en esos lugares hay ambientes recreados a la imagen y superficie de la luna, para probar su resistencia. Hasta el 2025, los chicos estarán abocados a que RoverTito pueda pisar la luna.