Los médicos forenses que están a cargo del caso de Alejandro Ochoa, mediante un informe preliminar, indicaron que el hombre habría sufrido cortes en brazos, piernas y por último en el cuello, lesión que lo llevó a la muerte. Ochoa se encontraba amordazado para que no pudiera pedir auxilio. Según el informe, los criminales, le mutilaron sus genitales.

//Mirá también: Tras la autopsia, velaron los restos de Alejandro Ochoa

A Alejandro Jesús Ochoa le decían “Bebo” y tenía 35 años. El hombre había sido visto por última vez el 27 de marzo por su amigo, quien manifestó que unos metros antes de llegar a su hogar, “dos hombres encapuchados armados que estaban en una casa contigua a la de Ochoa; una casa que está cerrada y que afuera tiene un Fiat 660 abandonado” golpearon a Alejandro y lo ingresaron al vehículo.

El medio de transporte de Alejandro Ochoa era una bicicleta.La Gaceta Digital

Estuvo desaparecido por casi una semana, hasta que el dos de abril fue encontrado su cuerpo sin vida. Ochoa vivía solo en la zona rural de Cortaderas, a tres kilómetros de la plaza central, en una casa humilde cuya compañía eran sus animales. Ejercía el oficio de albañilería, aunque los últimos días de su vida estaba sin trabajo.

//Mirá también: Conmoción nacional: confirman que tenía varias heridas y la cabeza cubierta

Los próximos pasos que se realizarán por parte de la investigación son la reconstrucción de las escenas en el horario que sucedió la captura y que el único testigo narre ante las autoridades judiciales y policiales cómo fue toda la secuencia desde el principio. De esta manera, también buscan comprender por qué tanto ensañamiento con una persona tan humilde.