La semana pasada, la cadena de ventas de electrodomésticos Garbarino cerró sus puertas en todo el país. Abogados de empleados que tuvo la firma, expresaron que, desde el 2020, la empresa no pagaba obra social ni Aseguradora de Riesgos de Trabajo (ART) al personal. Por ello, los empleados realizaron una denuncia por estafa, ya que el dinero adeudado no se depositó en las cargas sociales.

// Mira también “Cuánta falta me haces Guadita, estoy muerto en vida”

Locales comerciales de Garbarino cerrados. (Ramiro Pereyra)

“En la ciudad son 11 personas que están en esta condición. Iniciamos acciones legales en el Juzgado Penal N° 3, porque están cometiendo varios delitos: uno es una estafa comercial. Otro es penal y económico por no ingresar los aportes a los sistemas nacionales. Es decir, el empleador le retiene una parte del sueldo que es para las coberturas médicas. Como no lo hicieron, se estaban quedando con plata de su personal”, explicó Daniel Toranzo, abogado de los ex trabajadores de la empresa.

También contó que solicitaron el embargo y secuestro de mercadería a modo de compensación.

“El problema comenzó en 2019 cuando cambiaron de dueños, a los pocos meses dejaron de pagar los aportes. Y ya el cuarto mes de este año dejaron de liquidar los haberes. Los chicos cobran el subsidio que la Nación otorgó para paliar la pandemia…”, añadió Toranzo a El Diario de La República.

A su vez, contó que la mayoría de los empleados sigue esperando una respuesta por parte de Garbarino. Quieren que “no solo que salden todo lo que adeudan, sino que también los indemnicen. Cobraban más de 70 mil pesos y ahora solo el subsidio”, agregó.

// Mira también Reunión del Consejo Económico y Social: qué dijo el gobernador