Con el avance de la segunda ola, el gobierno de Rodríguez Saá se vio obligado a poner más restricciones para evitar que el virus se siga propagando. La provincia de San Luis comenzó a registrar numerosos casos y preocupa la ocupación de camas de terapia intensiva.

// Mirá también: San Luis inició la semana con 5 muertes y 530 nuevos casos positivos de Covid-19

La semana pasada con el anuncio del presidente Alberto Fernández, Rodríguez Saá se adhirió al toque de queda desde las 20 hasta las 6, lo que significó un rotundo cambio para todos los comercios.

Desde la Asociación que agrupa a comerciantes y trabajadores independientes de San Luis, insistieron que se declare a la actividad comercial minorista como esencial y que la restricción en la circulación sea desde las 2 de la mañana.

A través de una nota solicitaron que se deje sin efecto las medidas restrictivas sobre las agencias de viajes y turismo, que los gimnasios vuelvan a funcionar, que haya una compensación sobre los impuestos provincial y que se implemente créditos blando para los sectores que fueron afectados.

// Mirá también: Investigador bioquímico de San Luis fue seleccionados para desarrollar enzimas y usarlos en los PCR

Además, los dueños de gimnasios y escuelas de danza también se adhirieron a la nota que se elevó al gobernador. Plantearon la importancia de los mismos tanto la salud física como emocional de las personas en un contexto de crisis.

En tanto, le exigen al gobierno que evalúe las restricciones y que cambie el toque de queda. Proponen que sea desde las 21 hasta las 6 de la mañana.