Como lo fija la Ley N° VIII-0980-2017 luego de completar el proceso y el tiempo que establece el Registro Único, quienes acreditaron ser bomberos voluntarios, desde diciembre de 2020 contarán con obra social y un seguro personal de accidentes. Hasta el momento, son 450 personas de toda la provincia de San Luis los que accederán a los beneficios.

Los bomberos voluntarios sanluiseños que acrediten haber prestado 25 años de servicio efectivo continuo o alternado, 15 de los cuales deben haber sido cumplidos en la provincia de San Luis y se encuentren en actividad los últimos 10 años, percibirán un subsidio gracial vitalicio, mensual y de carácter no remunerativo.

Gozarán del mismo beneficio quienes hayan cumplido 55 años de edad y acreditado 20 años de servicio y quienes se encuentren con una incapacidad del 66 por ciento o más para ejercer funciones bomberiles, cuando esta incapacidad sea consecuencia de un acto de servicio.

En este contexto, se firmó con el coordinador de DOSEP, Nicolás Anzulovich, un convenio para corporizar el beneficio: “Sumar a nuestros bomberos voluntarios a la obra social es un orgullo para nosotros y es una devolución desde la Provincia por su gran trabajo, en cuidado de los puntanos y de nuestro medioambiente. A partir de diciembre, los bomberos que no tengan ninguna cobertura médica podrán sumarse con mínimos requisitos”.

Para las Asociaciones de Bomberos Voluntarios con Personería Jurídica vigente y reconocidas por el Programa San Luis Solidario, el Estado entregará un subsidio anual y contribuirá con el combustible.