Jugaba con un rifle de aire comprimido junto a otros niños.


Efectivos de la Subcomisaría 22ª de Cortaderas investigan las circunstancias en las que un nene de 11 años resultó herido con un proyectil de aire comprimido. Los padres del niño le dijeron a la Policía que recibió el impacto mientras jugaba con otros chicos en el paraje Loma Colorada. El arma está en manos de la Policía y el herido internado en el Hospital San Luis, con un pulmón perforado.

Desde la oficina de Relaciones Policiales informaron que el hecho ocurrió este lunes a la siesta en momentos en que la víctima, que no fue identificada, jugaba a dispararle a unas botellas con agua.

Tras recibir el impacto, la madre del niño solicitó una ambulancia y el menor fue trasladado al centro de salud de Cortaderas, luego al hospital de Merlo y posteriormente al Hospital San Luis.




Comentarios