Hay cuatro denuncias en las que todas las víctimas son adultos mayores y los llamados son a teléfonos fijos de sus domicilios.


Este martes Relaciones Policiales de la provincia de San Luis alertó este martes a la comunidad por una serie de estafas a través de llamados telefónicos.

Informaron que en los últimos días recibieron al menos cuatro denuncias en la Comisaria 1ª de la capital puntana. 

En todos los casos las personas damnificadas son adultos mayores y los llamados son a teléfonos fijos de domicilios y del otro lado hay un supuesto médico o “secretarios de médicos” que le aseguran a un allegado o familiar ha sufrido una accidente y necesita dinero urgente para operarse. 

A continuación el médico trucho le pide a la persona el número de celular, al cual luego lo llama una persona que se hace pasar por el “accidentado”.

Ante la situación de incertidumbre, el “accidentado” inventa la historia y una excusa para justificar por qué su voz no es la misma de siempre, como que tiene la boca herida, y retiene al anciano al teléfono la mayor cantidad de tiempo posible, hasta que un tercero, que se hace pasar por el “secretario” del “médico” pasa por el domicilio a retirar el dinero.

Las denuncias que se hicieron hasta el momento:

En la primera denuncia, una mujer de 97 años denunció que recibió un llamado al teléfono fijo de su domicilio y que un desconocido que le manifestaba que su hijo estaba internado y que debía pagar el precio de unos estudios médicos, para lo cual por su casa pasaría minutos después el secretario de un doctor de reconocido apellido.

La anciana asustada, accedió al pedido y entregó a un hombre, al que describió como alto, delgado y de barba, una suma de 10 mil pesos.

La segunda denuncia consta de que una mujer de 89 años, recibió un llamado telefónico y un desconocido se presentó como “médico del hospital” y que hablaba de parte de un empleado de la damnificada.

El “médico” le avisó que su conocido se había fracturado en un accidente de tránsito y que necesitaba 10 mil pesos para operarlo.

La anciana le brindó la dirección de su domicilio y nuevamente un hombre alto y joven que retira el dinero.

La tercera denuncia fue realizada por otra mujer de 83 años quien también recibió un llamado telefónico a su casa.

Un desconocido manifestó llamar de una clínica privada y le contó que su hijo había tenido un accidente y que por ello tenía comprometida las dos piernas, y que debía ser operado.

La mujer le dijo que tenía dinero en efectivo en su vivienda, por lo que el delincuente le manifestó que pasaría por su casa un “contador” de nombre “Walter”. Minutos después, un hombre de 1,70 metros de estatura y de tez trigueña se hizo presente en el domicilio y le robó 70 mil pesos.

En la cuarta denuncia consta que el domingo pasado, una señora de 78 años recibió un llamado de su “supuesto” hijo que, por tener una herida en su boca, hablaba “distinto a lo normal” y que necesitaba operarse, pidiéndole 30 mil pesos.

La señora manifestó no tener el dinero y le entregó mil pesos a un desconocido que se hizo pasar por el “secretario del médico” que supuestamente atendía en una clínica privada.

Las recomendaciones de la Policía son:

  • No atender llamados telefónicos a desconocidos.
  • En caso de atender y no reconocer quien llama, cortar inmediatamente y dar aviso a la Policía (911).
  • Nunca brindar información personal a extraños por teléfono.
  • No entregar, bajo ninguna circunstancias dinero a desconocidos, y menos aún abrirles la puerta del domicilio.



Comentarios