Un operativo de película terminó con el rescate de un pumita que se encontraba en cautiverio, encadenado y en mal estado. Ocurrió en la provincia de San Juan, donde un grupo de proteccionistas se hizo pasar por compradores interesados en el animal a través de internet. Después de organizar un encuentro sigiloso, el vendedor entregó a la cachorra y se dio a la fuga.

//Mirá también: Video: adolescentes le cortaron la luz como “broma” y perdió todas sus insulinas

Me mandaron la captura de un hombre que ofrecía un leoncito a cambio de un benteveo que cante”, contó Luciano, uno de los proteccionistas, a Diario Huarpe. El hombre señaló que se comunicaron con el hombre e intentaron hacerlo razón con respecto a las condiciones en las que se encontraba el felino, pero no hubo caso.

Sin embargo, ante la extrema situación que atravesaba el puma, organizaron un operativo con ayuda de la Policía. Fue así que, después de coordinar una reunión, Luciano y una mujer policía de civil se encontraron con el vendedor en la Terminal de Caucete. “Fuimos a la Comisaría 9ª, que son los únicos que nos han ayudado, y ellos no solo nos dijeron cómo hacerlo, sino que se sumaron rápidamente”, contó.

Y agregó: “Apenas llegué hicimos todo lo posible para que no vieran la jaula, en la que no había nada, y les pedí que me mostraran a la pumita. La tenían en una caja cerrada con cuerdas y con una cadena atada al cuello, muy nerviosa”, comentó. Apenas visibilizó a la cachorra, Luciano dio aviso al patrullero, que apareció rápidamente con la intención de detener al hombre, quien no actuaba solo sino en compañía de otra persona. “Cuando se dieron cuenta salieron a toda velocidad por un callejón, los policías intentaron seguirlos, pero el móvil no pasaba, así que se escaparon”, explicó Luciano.

//Mirá también: Es sanjuanina, ataja en Independiente y vive en una pieza: “Hasta mercadería tengo que pedir”

El animal ahora está a cargo de Luciano, Stella Maris y Sergio, quienes se encuentran asistiendo al animal. “Estaba muy asustada, pero no nos atacaba. Se la notaba muy nerviosa y parece que la maltrataban”, agregó el muchacho.