La noticia del fallecimiento de la docente sanjuanina Agostina Carrizo el pasado domingo conmocionó a San Juan. Es que la joven tenía 32 años y no presentaba enfermedades previas hasta que se contagió de coronavirus. Estuvo dos semanas internada, era una reconocida estudiantes y profesional de la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de San Juan.

//Mirá también: Una sanjuanina de 32 años, una nueva víctima del coronavirus

A días de su fallecimiento, Mario Videla, un compañero suyo de la escuela Saturnino Sarassa publicó un reclamo donde muestra uno de los mensajes que recibió Agostina mientas padecía el virus, con fiebre y con complicaciones para respirar. “Recordá que con los chicos, mientras tu salud te lo permita, tienes que mantener la clase virtual sobre todo porque terminamos el trimestre”, le escribieron por WhatsApp a la docente.

Agostina le reenvió a su colega el mensaje que le había llegado.Facebook

En su descargo, Videla escribió: “Sr director/a de la escuela Saturnino Sarassa, usted como muchos directores son docentes comprometidos con la educación, pero se deben al personal de las instituciones, no se deshumanicen. Hecho que se ve reflejado en uno de los últimos WhatsApp recibido por nuestra querida compañera, a quien estando de licencia presiona para que cumpla ciertas incoherencias ministeriales o, mejor dicho, ciertas normativas que en tiempo de incertidumbre no se pueden cumplir”.

“Directores pongan presión donde corresponde y no en su personal, recuerden somos todos colegas y queremos lo mejor para el hecho educativo, pero no debemos convalidar políticas que no se ajustan a la realidad institucional. Eleven propuestas hacia sus supervisores, confíen en su personal docente que, como ustedes, conocen la realidad de la institución. No solo acaten órdenes, tal vez las autoridades correspondientes escuchen y entre todos podamos mejorar el hecho educativo en tiempos de incertidumbre”, continuaba el escrito.

//Mirá también: La beba sanjuanina cuya madre falleció de coronavirus está en sala común y sin oxígeno

La publicación de Facebook causó indignación y rápidamente se compartió más de 400 veces. Es que, la docente tenía licencia médica y aun así le exigían mantener las clases virtuales. Esto generó el repudio de los usuarios de la red social que manifestaron su bronca y desconsuelo por lo sucedido.