Una situación desesperante es las que vive la familia de Liam Emir Esquiavone, de 3 años. El pequeño está en coma farmacológico desde hace unos días culpa de una leucemia y la casa en la que vive se inundó por las fuertes tormentas que azotaron a San Juan desde el lunes pasado. La casa, que es de la abuela de Liam, está ubicada en calle 10 y David Chávez, en el Loteo Betio, en Pocito.

El pequeño se encuentra internado en el Hospital de Niños, con su padre permanentemente a su lado esperando por su recuperación. Su leucemia se complicó con una neumonía. Y como si fuera poco, la casa donde viven se inundó. Según contó Gerónimo, su papá, a Diario La Provincia SJ, el lunes “empezó a llover como a las 3.30 de la madrugada. Me levanté porque tengo en el fondo una cocina precaria, fui a taparla con nylon y después empezó a caer piedra. Tuve que entrar la heladera pero se llenó de agua todo, como 25 centímetros de alto. El agua empezó a tapar todas las casas”, a lo que agregó: “Nunca vimos semejante caída de agua en tan poco tiempo”.

“Era un río de agua que corría de Lemos a 14. A las casas las tapó el agua. La pasamos mal porque estuvimos luchando para sacar el agua. Tapábamos las puertas pero era todo agua”, prosiguió, lamentándose. En esa vivienda, Gerónimo vive junto a su pareja y sus hijos de 2, 11, 14 y 16 años, además de uno de 19 que es hijo de ella, y también con  su suegra. Liam está internado desde hace 3 meses, cuando le descubrieron la leucemia. Desde ese día, su cuadro se fue complicando y todo fue para peor cuando contrajo neumonía por las bajas defensas que le genera la quimioterapia a la cual se somete.

Liam está en terapia intermedia, dormido, sedado. Por la quimioterapia le agarró una neumonía muy complicada. A raíz de ese cuadro tuvieron que entubarlo. La pelea, lo admiro mucho porque él quiere vivir y la lucha. Estoy todos los días al lado de él. Le pido a Dios todos los días que lo salve”, relató Gerónimo. Además, agregó: “Las enfermeras se desesperan por él. Hemos pasado momentos muy duros con él. El fin de semana tuvo un paro cardíaco y estuvieron 30 minutos para reanimarlo. La peleó mucho pero salió porque tiene ganas de vivir”.

Finalmente, concluyó: “Veo que él va para adelante, dentro de la gravedad del caso, está saliendo. Va asimilando el tratamiento y le tienen que subir las defensas. Pero el problema es que la casa está inundada. Necesitamos alimentos, cosas de limpieza, la casa es un desastre. Necesitamos cloro para limpiar”. Por estos motivos, para quienes quieran ayudar pusieron a disposición dos números telefónicos para llamar (264-5103954 o 264-5731961) o para mandar mensaje por WhatsApp (264-5742643).