El proyecto para construir el Túnel de Agua Negra que uniría a Argentina con Chile por San Juan continúa diluyéndose a medida que pasa el tiempo. Desde el Gobierno sanjuanino manifestaron que hay pocas expectativas para avanzar en este proyecto debido a la tensión generada por la decisión del Gobierno de Chile de fijar un nuevo límite que avanza sobre una zona de la plataforma marítima en el Atlántico Sur y que forma parte de Argentina.

//Mirá también: La Justicia Federal de San Juan concedió una cautelar a un contribuyente por el impuesto a las grandes fortunas

Si bien el próximo 30 de septiembre se realizará una reunión del organismo encargado del tema, el Ente Binacional Túnel de Agua Negra (Ebitan), la tensión existe y el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, manifestó, aunque con cautela, que esperan definiciones para después de las elecciones. Según publicó Diario de Cuyo, el mandatario provincial explicó que “queremos ser prudentes con eso, me parece que no es momento de hablarlo porque Chile está en proceso electoral y nosotros también”.

Además, Uñac agregó que “en ese marco me parece que se exacerban un poco las posiciones. Vamos a esperar el momento propicio, se sigue trabajando técnicamente en esto pero hacen falta definiciones políticas que las vamos a esperar para después de las elecciones”. Cabe destacar que la última reunión del ente fue el 16 de octubre del 2019, y a casi dos años de aquél encuentro, sólo se han producido hechos que fueron frenando la iniciativa.

En el reglamento del Ebitan figura que el organismo debía reunirse de manera periódica cada tres meses, pero las reuniones se pospusieron. El primer causante de estas postergaciones fueron los estallidos sociales en Chile, cuyas violentas manifestaciones y protestas fueron el centro de atención durante varios meses.

//Mirá también: Pichetto, a favor de San Juan en el conflicto con La Rioja por el megaproyecto minero Josemaría

Luego, la pandemia de coronavirus obligó a paralizar muchas actividades tanto en Chile como en Argentina, seguido de que éste último se demoró en designar a sus representantes en el organismo. Además, en diciembre de 2020, el Gobierno chileno anunció que desistía de un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el cuál aportaba unos 1.500 millones de dólares para la obra del Túnel de Agua Negra. Finalmente, los nuevos problemas limítrofes entre ambos países suman un nuevo conflicto de intereses y por lo tanto diluyen el proyecto. El último miércoles, tanto los bloques del Frente de Todos como los de Juntos por el Cambio del Senado argentino acordaron elaborar una declaración conjunta de rechazo a la postura chilena.