A diferencia de los dos partidos anteriores, a San Martín le salieron a jugar de igual a igual. Mientras que Brown de Puerto Madryn y Brown de Adrogué se metieron atrás esperando aprovechar algún descuido del Verdinegro, All Boys planteó un partido con una presión alta. Así fue como incomodó al conjunto sanjuanino, que terminó perdiendo 2 a 0 y mostró su peor cara en lo que va del campeonato.

De entrada se vio que iba a ser un partido abierto, ya que el Albo no se metió atrás. A los 15 minutos del primer tiempo, el árbitro Fabricio Llobet cobró un penal para la visita que atajó Juan Palo Cozzani. Si bien la sanción fue polémica, ya que previamente el juez no había advertido un codazo sobre Francisco Álvarez, Hernández derribó dentro del área a Ariel Lucero y Llobet no dudó. Sin embargo, Milton Céliz no pudo festejar por la gran atajada del guardametas verdinegro.

A los 28 minutos, una bomba desde más de 30 metros del lateral derecho Gastón Díaz superó al arquero y puso por encima en el marcador al conjunto visitante. San Martín no reaccionó, y, como si fuera poco, antes de que el primer tiempo se diluyera, Nicolás Pelaitay, que cumplió 100 partidos con la camiseta de su club, se fue expulsado por una entrada que el árbitro consideró excesiva. En la repetición no sé logra ver que la sanción haya justa.

Ni bien empezado el segundo tiempo, un cabezazo tras un córner del lateral izquierdo Facundo Cardozo venció a Cozzani, pegó en el palo y entró a la red. El partido estaba 2 a 0 y el local tenía un partido más que difícil para remontar. Más allá de un cabezazo de Ivo Constantino que dio en el travesaño y algún que otro centro peligroso, San Martín careció de contundencia y no pudo revertir la historia.

De esta manera, el Santo suma 4 unidades en la misma cantidad de partidos, y se ubica 6 puntos por debajo de los líderes Brown de Adrogué y Güemes de Santiago del Estero. La próxima fecha visitará a Villa Dálmine.