Para su familia es un milagro, es un regalo divino que Alberto “Wey” Zapata pueda estar vivo después del terrible accidente de tránsito que protagonizó, que lo llevó a estar internado 6 días en el hospital Rawson. Luego de 48 horas complicadas, en las que tuvo que luchar por su vida, el joven piloto de motocross salió adelante. Por las heridas sufridas en su brazo izquierdo, el miembro tuvo que ser amputado. A pesar del golpe emocional que esto significó para el joven, se encuentra bien, pensando en usar una prótesis. Pero lo que más le quita el sueño es encontrar y conocer a la médica que le salvó la vida en la ruta. Es que si esa mujer, que luego de hacerle un torniquete desapareció, no hubiera actuado así de rápido, “Wey” podría haber muerto desangrado.

Del vuelco, el piloto mucho no se acuerda, solo tiene imágenes de esta mujer, que paró su auto y lo asistió hasta que llegó la ambulancia. “Me hizo un torniquete que evitó que me desangrara, si yo hubiera tenido que esperar unos minutos por la ambulancia me moría”, le dijo a Diario Huarpe. No tiene datos sobre la mujer, que dijo ser médica, pero sí la define como su ángel, el ángel que le permitió estar vivo hoy. Para agradecerle lo que hizo por él, inició una campaña. Solo quiere encontrarla para decirle gracias.

Sobre la amputación de su brazo, Wey dijo que fue muy duro el momento en el que se enfrentó al espejo pero que ya piensa en buscar prótesis para salir adelante y hacer una vida normal. “Desde el día que me desperté no sabía que no tenía el brazo, me di cuenta como a los dos días cuando me miré en el espejo, fue muy duro”, contó. Para salir, fue clave el apoyo de su madre. “Mi mamá me habló de una manera que me hizo entender que estuve al borde de la muerte, claro que estuve bajoneado pero no tuve un golpe anímico tan malo porque agradezco que estoy vivo”, agregó.

El joven de 23 años está entusiasmado porque quiere conseguir una prótesis y volver a correr en motos. Buscó antecedentes y hubo un caso de un piloto amateur que corrió con prótesis, en el mundo profesional no encontró casos. “La derecha la tengo bien, así que necesitaría la del embrague nomas”, cerró Wey, mostrando que tiene todas las pilas para afrontar una nueva carrera en su vida.