En el 2018, Oscar Alejandro Castro se ofreció como donante sin avisarle previamente a su madre, Rosa Pinto, y así le donó un riñón para mejorarle la calidad de vida. Hoy, necesitan ayuda ya que él no tiene un trabajo estable y ella vive con una pensión que no le alcance y que les impide comprar el medicamento que necesita para tratar su artrosis.

//Mirá también: Con una carta, abandonan a una anciana en una clínica sanjuanina: “No la podemos cuidar”

Según contó Rosa a Diario La Provincia SJ, “Yo comencé con diálisis en el 2002 y hace 3 años no quería que ningún hijo mío me donara el riñón. Estaba en lista de espera pero ya estaba muy delicada, pesaba muy poco y tenía bajas las defensas. En ese momento me dijo mi doctor que tenía un donante vivo y era mi hijo mayor. Me tomó por sorpresa porque esperaba de todos pero menos de mi hijo”.

Cuando escuchó al médico decirle eso, se resistió a aceptarlo ya que temía que su hijo sufriera alguna consecuencia por donarle un riñón y que su calidad de vida no fuera tan buena. Sin embargo, los profesionales lograron convencerla para que lo acepte. “Es un lazo de amor muy grande, impagable. No tengo explicación. Él estaba terminando el secundario y lo que hizo es muy emocionante, muy valioso. Mis 2 hijos son el amor que yo tengo, el pilar de mi vida”, agregó Rosa.

Es que, su hijo tenía 22 años al momento de donarle el órgano. Y, a pesar de sus temores, su vida empezó a mejorar. El Incucai se hizo cargo de todos los medicamentos necesarios para que su cuerpo no rechace el riñón, aunque con el correr de los años se le generó un problema en el fémur, en la pierna, y descubrieron que tenía artrosis. “Cobro una pensión muy baja que no me alcanza porque tengo gastos de luz, garrafa y me es poco lo que cobro”, resaltó la mujer, agregando que su hijo cuida una finca por 1.200 pesos al mes, lo que no le alcanza. Además, su otro hijo tiene psicomotriz madurativa.

//Mirá también: Una mujer de Buenos Aires busca a quien sería su padre biológico en San Juan

Ante esta situación, necesitan la ayuda de quienes quieran colaborar, por un lado, consiguiéndoles un trabajo estable tanto a ella como a su hijo y por otro lado la posibilidad de adquirir el medicamento que necesita todos los meses para la artrosis, que se llama Belmalen Plus Glucosamina Sulfato 1.500 mg x 30 sobres. La caja de este medicamento que necesita de por vida cuesta $2.562, por lo que si alguien está interesado en colaborar con cualquier ayuda se tienen que comunicar al 264-5130880.