El Gobierno Nacional tuvo una rápida respuesta luego del terremoto de San Juan del pasado lunes 18 de enero. El mismo presidente Alberto Fernández desembarcó en la provincia al día siguiente y comprometió recursos de Nación para asistir a los damnificados por el fortísimo sismo que daño viviendas. De esta manera, le marcó la cancha a sus ministros, por lo que el próximo jueves arribará a la provincia el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, mientras que el viernes lo hará Jorge Ferraresi, de la cartera de Desarrollo Territorial y Hábitat.

Ferraresi firmará un convenio para llamar a la licitación de 837 casas en La Bebida, Rivadavia, que servirán para relocalizar a las familias de los asentamientos que fueron afectadas por el terremoto, explicó Julio Ortiz Andino, el ministro de Obras sanjuanino. Según publicó Diario de Cuyo, Ortiz Andino resaltó que piensan iniciar en marzo la construcción de dos barrios en un solo terreno, representando casi el 50% del total de 1.800 viviendas anunciadas por Alberto Fernández. De esta manera, 450 casas restantes estarán destinadas para Pocito, 300 para Sarmiento y 213 para Santa Lucía.

El Ministro de Obras de la Provincia afirmó que harán gestiones con nación para que donen 200 casillas de 18 metros cuadrados (3 por 6 metros) para auxiliar de manera inmediata a las familias que se quedaron sin hogares. Si consiguen esa cantidad, serán repartidas a los damnificados que estén en peores condiciones, mientras que el Gobierno entrega kits de materiales (bolsas de cemento, machimbre, arena, tierra, palos, rollizos, etc) para que alrededor de 2.000 familias puedan levantar una pieza de 20 metros cuadrados ante la urgencia.

De igual manera, la solución definitiva será la de la contrucción de casas sismorresistentes, por lo que el proyecto más avanzado es el que contiene a los barrios de La Bebida (Sierras de Marquesado y Céspedes). Son en total 837 hogares que contendrán a familias de Rivadavia afectadas por el terremoto. La licitación está prevista para febrero y se espera que en marzo comience la construcción de complejo habitacional, que estarán listas en alrededor de 12 a 14 meses. También, la llegada de Arroyo traerá consigo el compromiso de un aporte de fondos para ayuda social, que aún se desconocen.