Junto a otro científico, desarrolló una prueba rápida. El diagnóstico no lleva más de 30 minutos. 


El reconocido investigador y especialista en Neurociencias, el sanjuanino Agustín Ibáñez trabaja actualmente en un nuevo proyecto: la difusión de un test económico y sencillo para la detección temprana de Parkinson. El sanjuanino trabaja junto a otro investigador, Adolfo García. Con el apoyo del Instituto de Neurociencia Cognitiva y Traslacional, los científicos buscan generar una herramienta eficaz para detectar la enfermedad.

Agustín ha mostrado sus estudios varias veces en la televisión.

En el proyecto, los científicos exploran “la relación entre el lenguaje que se refiere al movimiento y los circuitos motores, que es tan estrecha que puede revelar el nivel de deterioro cognitivo en pacientes con patologías motoras”, aseguró Ibáñez en una entrevista con diariolaprovinciasj.com. El sistema se basa en la lectura de textos: cuando una persona lee un verbo que hace referencia a acciones como correr o saltar, en el cerebro se activan áreas relacionadas con el movimiento. Los científicos diseñaron dos textos con variables que pudieran revelar la información o marcadores que necesitaban para relacionarlo con la enfermedad de Parkinson: uno de ellos incluía una cantidad importante de verbos relacionados con el movimiento y el otro, no.

“Estos textos llegaron a dos grupos, uno con diagnóstico Parkinson y otro sin deterioro cognitivo. Debían leerlos y responder una serie de preguntas. En el análisis de los resultados se halló que los pacientes del primer grupo tuvieron dificultades de comprensión de acciones. Estas fueron independientes de su condición cognitiva. Pero en el segundo grupo hubo déficits selectivos en la comprensión del texto que incluía acciones motoras. De manera que el lenguaje y la comprensión de acciones podría ser un marcador temprano de la enfermedad”, señaló Ibáñez.

El objetivo es que el test pueda realizarse incluso a través de Internet, con un gran porcentaje de acierto. “Puede aplicarse en 15 a 30 minutos y sería muy sencillo, gratuito y muy útil”, destacó Ibáñez. Además de la eficacia y la agilidad, la prueba también serviría para aplicarse en testeos masivos.




Comentarios