El populoso barrio Manantiales, ubicado en el corazón de la provincia de San Juan, sigue conmocionado. Este último martes las calles del distrito se vieron alteradas cuando un grupo de vecinos intentaron prender fuego la casa de un abuelo de 77 años, a quien acusaban de haber abusado sexualmente de su propia nieta. Tras la furia vecinal, la madre de la menor rompió el silencio con Tiempo de San Juan y contó detalles del caso que tiene en vilo a toda una localidad.

Las vejaciones salieron a la luz el 3 de febrero, cuando la chiquita confesó que su propio abuelo había abusado de ella en las vacaciones de verano. Según lo contado por la víctima, el sujeto la manoseó por encima de la ropa en un viaje que la familia realizó junto a él.

La mujer, sorprendida por lo sucedido, sobre todo porque creía que entre la nena y su abuelo existía una relación de confianza, se dirigió a la casa del acusado. Allí le pidió explicaciones y recibió como respuesta una frase "indignante". "Me dijo que se desmayó, que se cayó encima de la nena y no sabe dónde puso las manos. Y que si sus manos cayeron en las partes íntimas de mi hija fue ´por casualidad´", contó la mamá de la menor al diario digital.

El caso fue denunciado al día siguiente en el Centro ANIVI, donde la niña expuso sólo las vejaciones que sufrió en las vacaciones de verano. La causa recayó en el Segundo Juzgado de Instrucción y se inició una investigación, que terminó por destapar una ola de abusos terribles.

La menor pudo hablar de otros episodios de abusos que padeció a manos de su abuelo. De hecho, confesó que los ultrajes empezaron cuando apenas tenía 8 años, y se extendieron hasta los 11. "Mi hija me contó que le decía si hablaba no le iban a creer, que no le iba a comprar más nada y hasta le decía que su familia iba a sufrir", sostuvo la madre.

La criatura ahora está bajo tratamiento psicológico y según contó su madre sufre de ataques de pánico. Mientras tanto el anciano sigue libre y todavía no tiene fecha de indagatoria. Pero eso no es todo. La familia de la víctima denunció que sufre amenazas por parte del hijo del acusado. "El menor de los hijos, Mauro, me amenazó en dos oportunidades y también lo denuncié en la Comisaría Para La Mujer pero no sé cómo sigue esa causa", apuntó la mujer.