Grande fue la sorpresa de una familia de Pocito cuando al salir al fondo de su casa se encontraron con una víbora de aproximadamente dos metros de largo. Inmediatamente, llamaron al 911 para pedir auxilio. Un móvil policial de la comisaría 6º se dirigió hasta el lugar. Allí un uniformado atrapó a la serpiente, que ahora está en poder de la Policía Ecológica.

El inusual episodio se dio en el barrio Ceramista, sobre las 17 del día martes 20 de octubre. La familia al salir al fondo notó que una víbora circulaba por los alrededores de su vivienda. Ante el temor, decidieron pedir ayuda. Tras llamar al 911, un móvil policial que pasaba por la zona rápidamente los auxilió. Fue un uniformado con sus propias manos como atrapó al animal.

Inmediatamente pidieron ayuda a la división de la Policía Ecológica, que acudió al lugar y enjauló al animal. Respecto de la procedencia del animal, aún no se sabe cómo ese ejemplar llegó hasta una zona tan urbana. Las primeras sospechas indican que podría haber llegado dentro de un camión ya que por las cercanías del barrio pasan muchos transportistas que vienen de distintas zonas del país.

Cuando un animal queda en manos de la Policía Ecológica, hay un equipo de veterinarios que le brinda sus servicios a la fuerza policial. Ellos se encargan de verificar de qué especie se trata, si está en buen estado de salud. En base a lo que se determina se procede a entregarla a personal de la Secretaría de Medio Ambiente para que decida qué se hará con el animal. En general, se lo devuelve a su hábitat natural. En el caso de este ejemplar, será clave saber su origen.