Con la clase media como principal destinataria, el gobierno provincial presentó cuatro nuevas alternativas de construcción y adquisición de viviendas, diferenciadas según el nivel de ingreso de las familias. Además de paliar el déficit habitacional existente, la iniciativa apunta a la generación de empleo y la dinamización de la economía en tiempos en que la misma se ve seriamente afectada por la pandemia de coronavirus.

En el anuncio, presidido por el ministro de Obras y Servicios Públicos, Julio Ortiz Andino, se explicó que buscarán satisfacer la demanda de familias con mayores recursos o ahorros a través de operatorias diferentes, mientras que al mismo tiempo se mejorarán las posibilidades de acceso a la vivienda de aquellos que tengan menores ingresos.

Ortiz Andino detalló que las propuestas, nacidas en el seno del Acuerdo San Juan, apuntan a la "necesidad de sostener o mejorar la cantidad de viviendas en construcción que lleva adelante el Estado. Así, podríamos favorecer la reactivación económica y asegurar la ocupación de mano de obra de la industria de la construcción".

Las cuatro propuestas presentadas:

Viviendas IPV a cambio de terrenos del Estado provincial: con esta alternativa el Estado cederá –con cargo- terrenos para que empresas puedan realizar emprendimientos inmobiliarios privados y, a cambio, construirán viviendas sociales en otros terrenos de Instituto Provincial de la Vivienda (IPV).

Plan 20% Estado - 80% privado destinado a gremios, cajas o empresas: para impulsar emprendimientos privados de viviendas, el gobierno realizará aportes, de hasta el 20% a recuperarse posteriormente, para iniciar obras de viviendas. Este aporte del gobierno podrá reinvertirse en otros proyectos y así continuar con la construcción de viviendas o bien recuperarlo en diferentes obras como: más viviendas, infraestructura o equipamiento para barrios.

Terrenos urbanizados más operatoria financiera: en esta alternativa, las familias podrán participar de un sorteo para acceder a terrenos urbanizados y una posterior asistencia financiera individual para construir su vivienda.

Programa ahorro previo para la clase media: dirigido a una parte de la demanda de IPV que tiene capacidad de ahorro, tiene como objetivo mejorar las posibilidades de acceso a las viviendas financiadas por el Estado. Las empresas constructoras financiarán el terreno y/o urbanización, junto con las familias que comenzarán a pagar una cuota desde el inicio del proyecto. Una vez finalizada la obra de urbanización, IPV construirá las viviendas. Se utilizará un prototipo diferenciado, con mejoras respecto al de la vivienda social.