El centro de diagnóstico y prevención del botulismo se encuentra en un 95% de ejecución para comenzar a realizar los análisis en la provincia. Hasta hoy deben hacerse enviando las muestras a Mendoza o a Buenos Aires. Al poner en funcionamiento el centro, se podrá trabajar por el diagnóstico precoz del botulismo, algo que es de gran impacto social. El centro se pudo poner en marcha gracias a un convenio entre la Secretaría de Ciencia y Técnica y la Universidad Católica de Cuyo.

Dos licenciadas se capacitaron en Estados Unidos.

Para realizar esta tarea, dos licenciadas en Bioquímica se formaron en el Centro de Control de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos. Ana Paula García Pulido y Paola Anes Suárez se desempeñarán en el Centro de Diagnóstico, Prevención e Investigación de Botulismo próximo a comenzar su funcionamiento en la facultad de Ciencias Químicas y Tecnológicas de la UCC. La capacitación fue por un periodo de 70 días.

Ciencia y Técnica contribuirá al fortalecimiento de las capacidades científicas y tecnológicas locales y apoyará todo lo relacionado a la utilización del conocimiento científico tecnológico mientras que el Ministerio de Salud Pública debe intervenir en todo lo atinente a la planificación, coordinación y ejecución de las políticas de salud en el territorio de la provincia.

Las funciones del Centro de Diagnóstico, Prevención e Investigación de Botulismo son: brindar un beneficio asistencial para la comunidad en el diagnóstico de botulismo humano y de alimentos; dar respuesta rápida a situaciones de emergencia; identificación y caracterización, de eventos inusuales y generar una gestión integrada de la información generada en la Red, alimentando con resultados confiables al sistema nacional de vigilancia epidemiológica.