Los propietarios de salones de fiestas infantiles aseguran que tienen compromisos asumidos y pagados de antemano desde marzo.


Los propietarios de salones de fiestas infantiles de San Juan, están preocupados. Es que a más de 80 días de cuarentena no saben cómo harán para subsistir y no terminar cerrando. Es por eso que ya presentaron una propuesta porque esperan poder volver a la actividad después del 28 de junio, fecha en la que termina esta etapa de la cuarentena establecida por Alberto Fernández.

Para enfrentar la pandemia, los propietarios de salones de fiestas infantiles se juntaron y armaron una asociación a través de la Federación Económica de San Juan“Nos recibieron con la mejor predisposición y la semana pasada, se firmó el acta constitutiva de nuestra Asociación que nucleará a los propietarios de salones infantiles de toda la provincia. Nos hemos agrupado 40 y estamos abiertos a recibir a más socios, sobre todo de los departamentos alejados. Estamos todos unidos por esta realidad que nos atraviesa y ante la necesidad de volver a trabajar, no tenemos fisuras. Todos vamos por el objetivo de abrir nuestras puertas desde el final de esta etapa de cuarentena: el 28 de junio. Es urgente para nosotros reprogramar los eventos contratados y tomar nuevas reservas, de manera digital y segura para los clientes y nosotros”, dijo a Diario la Provincia SJ, Nahuel Ávila, dueño del salón “Karkajá”.

Si bien reconocen que no forman parte de los servicios esenciales, pretenden elaborar un protocolo estricto que les permita reabrir y hacer cumpleaños. “Lo que proponemos es una reunión familiar ampliada”, remarcó Ávila. Es que en San Juan, desde hace dos semanas, ya están permitidas las reuniones familiares de hasta 12 personas y muy pronto eso también incluirá a las reuniones con amigos. 

“Con menos invitados y dispuestos a regular los encuentros durante el tiempo que se disponga, podemos adoptar parte del protocolo que se implementa para el sector gastronómico para el distanciamiento social, el registro, en este caso, de los datos de los invitados y la manipulación de alimentos. Además, dispondremos de una persona por salón que se responsabilice exclusivamente de la desinfección de baños, picaportes, mesas y juegos, antes, durante y después de la fiesta. Y en cuanto a los chicos, que suelen no terminar de comer algo y lo dejan en la mesa para ir a jugar, se les retirará inmediatamente ese plato y comida y se repondrá la vajilla limpia, tantas veces como sea necesario para evitar que vuelvan a tocar esa comida u otro chico o invitado lo haga“, detalló el empresario al medio local. 




Comentarios