Las vallas se habían colocado para que los compradores mantuvieran la distancia social. Ahora será su responsabilidad.


Hace dos semanas el comercio sanjuanino volvió a abrir sus puertas al público. Después de una minuciosa evaluación, el Gobierno de la Provincia decidió permitir a los comerciantes abrir pero siguiendo un riguroso protocolo sanitario. Para ayudar a mantener la distancia social, la Municipalidad de la Ciudad de San Juan colocó vallas en la Peatonal, el lugar donde se concentra la mayor parte del sector. Sin embargo, eso cambió y ya anunciaron que desde este lunes, mantener la distancia social será exclusivamente responsabilidad de cada peatón. 

Según informó el medio local Diario de Cuyo, las vallas desaparecerán el lunes 1 de junio y los compradores se podrán mover libremente por el paseo comercial más concurrido de la provincia. De hecho, una de las quejas durante los primeros días de flexibilización de la cuarentena, fue que los clientes no lograban acostumbrarse a circular según el vallado. Para esto se había determinado un sentido de circulación y había policías que ayudaban a los transeúntes para indicarles por dónde se podía y por donde no se podía caminar. Esto último, cambiará a partir del lunes.

Los policías que controlaban el ingreso a la Peatonal ya no estarán más y ahora será cada comerciante el responsable de pedir el DNI a sus clientes antes de dejarlos entrar al negocio. Es que para que la gente no concurra a comprar toda al mismo tiempo, la provincia determinó que los días lunes, miércoles y viernes, pueden ir al comercio los DNI terminados entre el 0 y el 4. Los martes, jueves y sábado, en cambio, podían ir las terminaciones del 5 al 9. 

Esto no quiere decir que no vaya a existir control, sino que si un policía descubre a un cliente comprando en un día en el que no está designado, podría terminar con una sanción. 




Comentarios