En una vivienda de la provincia de San Juan, tres delincuentes le hicieron pasar una siesta de terror a dos mujeres y a un adolescente. Dispuestos a todo y armados hasta los "dientes", los sujetos encerraron a la familia Zalazar y luego desmantelaron la casa. Algunas de las pertenencias, entre ellas una camioneta, fueron halladas con el correr de las horas y según publicó Tiempo de San Juan, los autores del violento ataque también fueron identificados y aprehendidos.

El robo ocurrió a plena luz del día en un domicilio de Capital. En medio del aislamiento preventivo y obligatorio, los ladrones sorprendieron a la dueña de casa mientras metía su camioneta Toyota RAV al garaje. Con armas de fuego y barbijos para cubrir sus rostros, los malvivientes ingresaron al interior de la vivienda y maniataron a la madre de la mujer, de 70 años, y a su hijo de 14.

Las armas atilizadas en la entradera.

Las víctimas fueron encerradas en una habitación, pero antes los malhechores tomaron de rehén al joven para que que les indicara los lugares donde había dinero y pertenencias de valor. Una vez que se alzaron con un juego Play Station 4, dos celulares –uno de ellos iPhone-, televisores, prendas de vestir y calzados de todo tipo, bolsos y 2.000 pesos, escaparon en la camioneta de la familia

Algunas de las pertenencias robadas.

Sin embargo no pudieron escapar muy lejos. Uno de ellos, Víctor Salas, cayó en el barrio Lagares, en la localidad de Pocito. En su vivienda se halló gran una parte de las pertenencias que había sido robada en la casa de los Zalazar. Los otros delincuentes aprehendidos fueron identificados como Aixa Salas, familiar del primer detenido, y Alejandro Ávila.

El sujeto detenido fue identificado como Víctor Nahuel Salas Riveros, quien tiene antecedentes delictivos.

Además en un descampado de Calle 8, en la zona del Médano de Oro, encontraron abandonada la camioneta Toyota.