En medio de la alerta sanitaria por la pandemia de coronavirus, las autoridades del Servicio Penitenciario de Chimbas decidieron comprar módulos sanitarios por si se presentan casos sospechosos de coronavirus. La idea es armar en la misma cárcel una especie de hospital de campaña con 50 camas y más presencia de profesionales de la salud. Según explicó Javier Figuerola, director del edificio, si alguno de los pacientes da positivo inmediatamente se lo trasladará al Hospital Guillermo Rawson.

La cárcel sanjuanina tiene una población de 1.800 internos. Y si bien en San Juan todavía no hay circulación del virus –los dos casos confirmados son importados-, ya empezaron a tomar medidas preventivas para mitigar el impacto. "Hacemos todo lo posible para que el virus no ingrese para cuidar al personal y a los internos", apuntó Figuerola.

En principio se empezó a tomar la temperatura al personal penitenciario y civil que ingresa al Penal, y se les entregó guantes y barbijos. También aislaron y reubicaron a 120 personas que integran el grupo de riesgo (mayores de 60 años y con patologías crónicas) en un solo pabellón. Cabe destacar que hace semanas ya se suspendieron las salidas transitorias y visitas de familiares.

Penal de Chimbas, San Juan.

Ahora lo que quieren es acondicionar el edificio por si aparecen casos sospechosos, presos que presenten síntomas de Covid-19. Por ahora están buscando presupuestos para la adquisición de materiales e infraestructura. En el Servicio Penitenciario por ahora hay sólo cuatro camas. Con esta ampliación se podrá atender a unos 50 internos. Además se podrá brindar cierta comodidad porque estos nuevos módulos tendrán pisos lavables, ventilación, calefacción y enfriamiento adecuado.

Si hay casos positivos sospechosos se producirá el aislamiento y si se llegase a confirmar algún positivo, se activará el protocolo para el traslado al hospital. "Debemos ser responsables y tomar estas medidas para evitar futuros problemas. El personal del Servicio Penitenciario es parte del sistema de seguridad y los internos son parte de la población de la provincia. Todos corremos el mismo riesgo y las acciones son iguales para todos", agregó Figuerola.