Con la economía parada y cientos de familias que trabajan día a día aumentó la desesperación de la gente. Los estafadores, atentos a esto, aprovecharon la oportunidad para empezar a hacer llamadas y sacarle dinero a los trabajadores. Así ocurrió en San Juan con una mujer que recibió una insólita llamada pero se dio cuenta y cortó a tiempo.

Según contó la sanjuanina de apellido Rivero, a Telesol Diario, todo ocurrió este martes en horas de la siesta. Su teléfono sonó y el número que llamaba tenía característica de Córdoba. Cuando la mujer atendió le dijeron que había sido beneficiada con el bono de los $10 mil. Se trata del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que otorga ANSES para trabajadores informales.

Rivero se dio cuenta inmediatamente de que alguien quería estafarla y les dijo que rechazaba el dinero. Del otro lado, la respuesta descolocó a los delincuentes que le dijeron que no podía negarse a recibir el dinero. "En horas de la siesta me llamaron supuestamente de Anses diciéndome que había sido seleccionada para percibir el bono de $10.000. Dije que lo rechazaba y me decían que no podía porque yo había hecho los trámites. Le dije que me había fijado en la página de Anses y que no era verdad, automáticamente cortaron la comunicación", relató Rivero.

La mujer, no logró ser estafada pero la modalidad ya se instaló en el país y los estafadores están más atentos que nunca. Lo mismo ocurrió en su momento con la reparación histórica a jubilados. Un supuesto trabajador de ANSES se comunicaba con los adultos mayores para decirles que iban a cobrar ese dinero de su jubilación y que tenían que ir a un cajero para hacer el trámite. Telefónicamente, los malvivientes guiaban a los ancianos que, confundidos, terminaban sacando un préstamo y transfiriéndolo a la cuenta del estafador. En esta oportunidad, quisieron hacer lo mismo con el IFE, pero no lograron.