Las madres de una escuela de San Juan presentaron un reclamo proque dicen que el maestro llora en el curso.


Un docente con el corazón roto protagoniza una situación insólita y tensa en una escuela de San Juan, al punto que los alumnos que tenía se cambiaron de establecimiento y los 8 que le quedan deambulan por otros cursos para aprender algo. Según informó Diario de Cuyo todo ocurre en la escuela General Bartolomé Carreras, de Rivadavia, una localidad al oeste de la provincia. Las víctimas son alumnos de 3ro B que todos los días veían a su maestro llorando proque lo dejó su novia, relataron las madres.

“Mi hijo me contaba todos los días que su maestro lloraba porque extrañaba a su novia. Y que les mostraba fotos y videos donde aparecía con ella. A veces mi hijo llegaba triste de la escuela porque veía sufrir a su maestro. Fue entonces que los padres decidimos presentar nuestro reclamo”, relató al diario local Ayelén Araya, una de las madres. El Ministerio de Educación intervino tras el reclamo de las madres y envió un docente auxiliar. La situación irregular arrancó en abril y en la actualidad nada más quedan 8 alumnos, de los 19 que eran en ese curso, porque los padres cambiaron a los chicos de escuela.

Sin embargo, la solución de la cartera de Educacion de la provincia no fue definitiva ya que el docente continúa yendo a trabajar todos los días y se “amotina” en el curso durante el horario de clases. Los alumnos, mientras tanto, aprenden en la sala de computación con la maestra auxiliar que llegó el miércoles, indicaron desde la prensa local. Los niños, le relataron a sus padres que el docente les mostraba fotos en su celular y lloraba. En las imágenes salía él besándose con su novia y esto fue la gota que rebalsó el vaso para los padres.

Alejandra Peralta, directora de la institución, recibió una nota de los padres y se comunicó con el Ministerio pero al día siguiente hubo repercusiones con el docente. “El maestro se tiró al suelo llorando y preguntándole a los niños si lo querían y si también lo iban a abandonar. Los pobres chicos se pusieron a llorar a su alrededor. Fue entonces que la directora decidió apartar a los alumnos del docente para protegerlos de cualquier trastorno psicológico. Desde entonces deambulan por todos los grados”, contó María Rojas, otra de las preocupadas madres. 

 El problema es que, como el maestro tiene un cargo titular, no es tan fácil desvincularlo y la institución no puede nombrar un suplente, a pesar de que ya se inició un expediente adminsitrativo por el tema.  “Por este problema muchos papás decidieron retirar a sus chicos de esta escuela para llevarlos a otra. Eran 19 alumnos inicialmente y ahora quedan 8 que reubicamos en diferentes grados. Junto a los padres realizamos todos los pasos reglamentarios ante Educación para dar a conocer esta problemática y pedir una solución. Hasta ahora no hubo un resolución”, dijo la directora. 

 Ahora el Ministerio se enfoca en que los alumnos recuperen el tiempo perdido, mientras el maestro sigue yendo a trabajar como si nada, se encierra en el curso a llorar y se retira al horario de salida. Además, el docente denunciado amenazó con denunciar a la escuela por discriminación si lo sacan del cargo. 





Comentarios