Después de casi un año sin actividades, los próximos días reabrirán con prespecialidad los establecimientos designados como Salas Cuna.

EL intendente de la ciudad decidió reabrir siete guarderías municipales, en las que acudían normalmente unos 700 niños en total, solo que esta vez, debido a la pandemia, solo podrán asistir la mitad de esta cantidad, es decir aproximadamente 300 chicos. Los demás restantes seguirán recibiendo con normalidad su módulo de alimentos, pañales y leche, para que puedan permanecer en sus hogares.

El protocolo indica que al ingresar al lugar se le tomara la temperatura a cada niño y dentro del lugar se contara con alcohol en gel y demás elementos de uso sanitario para así mantener la higienización para evitar la propagación de COVID-19.

Fernando Giacomino, secretario de Salud Municipal, le expresaba lo siguiente al medio de prensa LA VOZ DE SAN JUSTO: “esta   semana” se retomaría el funcionamiento presencial en las guarderías municipales que en un principio atenderán a los pequeños durante dos horas por día, entre las 10.30 y las 12.30. “Además, la docente debe permanecer dentro de la sala y la docente auxiliar debe hacerlo fuera de la misma”.

Los primeros en sumarse serán aquellos que se encuentran en familias más vulneradas, para que los niños cuenten con la contención necesaria.