Nuevamente se produjo un robo en el camino interprovincial con la modalidad de romper vidrieras, en esta caso el blanco por segunda vez, fue un comercio de la localidad de Frontera dedicado a la venta y al arreglo de teléfonos celulares, donde los delincuentes rompieron una persiana de madera, destrozaron una vidriera y se llevaron mercadería.

De acuerdo al testimonio de su propietaria, el hecho fue constatado cerca de las 5 de la mañana, por el aviso de un familiar que pasaba por el lugar y vio la escena, en este caso le destrozaron la persiana y el vidrio, todo para reponer, no sé cómo porque la persiana no sirve más.

La otra vez la pudimos arreglar porque era un pedacito, pero ahora la destrozaron. Entraron y robaron teléfonos, cargadores, auriculares, parlantes, lo que más pudieron. En persiana y vidrio solamente, tengo 30 mil pesos. Todo lo que estaba en la vidriera se lo llevaron, no era tanto porque trato de sacar de la vidriera, pero sí pudieron entrar”, lamentó la mujer.

Seguidamente, agregó: “Mi esposo quiere cerrar. Vamos a poner el vidrio y apenas podamos nos vamos. No sabemos qué hacer. Y no tengo la plata hoy para comprar el vidrio porque estoy juntando la plata para pagar el alquiler. Había pensado en ir a la Municipalidad a ver si pueden ayudarme o darme un préstamo. Si alguno quiere acercarse, va a ser bienvenida la ayuda, porque es una inseguridad bárbara”.

A la vez, cuestionó la falta de patrullaje policial: “Llamamos a la Policía, demoró una hora en venir y medio dormidos aparecieron. Esto no lo hicieron en un minuto, lo hicieron en mucho tiempo. Si hicieran un recorrido cada 15 minutos o media hora… San Francisco puso una luz hermosa, blanca, con la que se ve bien ahora, no sé cómo la Policía no ve, cerró.