Fueron al menos ocho reuniones no permitidas entre viernes y sábado. Además, se produjo la clausura de una proveeduría.


Durante el fin de semana se interrumpieron al menos ocho fiestas clandestinas, de las que participaban alrededor de 90 personas. Además, se produjo la clausura de una proveeduría que no respetaba las normas vigentes en el contexto de pandemia.

La policía junto con inspectores municipales, procedieron a la desarticulación de reuniones sociales clandestinas que se llevaban a cabo en diferentes puntos de la ciudad. El sábado por la madrugada, se labraron actas en calle Juan Carlos Brook al 3900, Rioja al 2600 y en calle Los Tulipanes 500, en barrio Las Rosas.

Mientras tanto el sábado a la madrugada, se labraron actas en calle República del Líbano al 100, Tucumán al 100, Alberdi al 300, Juan José Pasó al 2400, y en Catamarca al 3400, donde ya se había interrumpido semanas atrás y donde se constató la presencia de menores.

También, se produjo la clausura de una proveeduría ubicada sobre calle Av. Rosario de Santa Fe y Río Negro, ya que se vendía alcohol fuera del horario permitido y por delivery. Además, por entorpecimiento del accionar municipal.




Comentarios