El pasado domingo, una pareja de jóvenes halló en el "bajo de Ansenuza" restos óseos, más precisamente partes de un cráneo y maxilar. A partir de allí se dio inicio a una investigación por parte de la Fiscalía de Morteros, cuyo fiscal subrogante es el Dr. Bernardo Alberione.

El sector se encuentra preservado mientras se esperaba el arribo de personal de la Policía Científica de San Francisco. En tanto los once restos encontrados en la superficie, fueron trasladados este lunes para que se realicen las pruebas que determinarán la edad de los fósiles. En principio, por el lugar y el estado en el que fueron hallados, se presume que los restos serían de interés arqueológico.

Por otro lado, en la tarde del lunes, se encontraron en una excavación en Colonia Maunier restos que pertenecerían al caparazón de un Gliptodonte. Los mismos serán investigados por el responsable del área Arqueológica de la Agencia Córdoba Cultura.

Restos arqueológicos