La Justicia salteña rechazó el pedido de prisión domiciliaria para Pablo Rangeón, el productor de modas salteño que enfrenta seis denuncias por abuso sexual. Era la segunda vez que Roberto Reyes intentaba sacar de la privación de la libertad a su cliente. La jueza Claudia Puertas rechazó el pedido, y de esta manera el imputado esperará tras las rejas el juicio en su contra.

Días atrás, el fiscal Rodrigo González Miralpeix se había referido al pedido de Reyes y había considerado que procesalmente corresponde que Rangeón siga detenido mientras avanza la investigación. “Entendemos que la situación de libertad puede atentar contra la necesidad de reconstruir la forma en que ocurrieron los hechos, también puede suceder que se actúe sobre los testigos o evadirse”, opinó.

El fiscal adelantó que espera reunir los elementos necesarios para que el juicio contra el productor de modas sea antes que se cumpla el plazo que la ley estipula para la prisión preventiva, es decir 2 años. “La situación de Rangeón es compleja por la multiplicidad de personas que lo denunciaron. Como se parte de una hipótesis criminal grave, la pena con que se va a partir será alta”, subrayó.