El pasado 20 de febrero, el doctor Juan Carlos Cajal, quien se desempeña como gerente del hospital Santa Teresa de la localidad de El Tala, al sur de Salta y cerca del límite con Tucumán, fue agredido por un paciente al que estaba a punto de tratar.

El incidente ocurrió el sábado por la noche, alrededor de las 22, cuando Cajal se encontraba de guardia y llegó al hospital Erik Leonardo Valdez con heridas en uno de sus brazos. Cuando el médico se disponía a atenderlo, Valdez le propinó un puñetazo en la cara, con tanta fuerza que Cajal cayó de rodillas, instancia en la que el violento paciente trató de patearle la cabeza.

Hospital Santa Teresa de la localidad de El Tala(web)

Afortunadamente antes de que Valdez pudiera patearle la cabeza intervino otra gente que se encontraba en el hospital y luego llegó la policía. Cuando los efectivos intentaban detener a Valdez, este mordió a uno de ellos.

En diálogo con El Tribuno, el médico agredido reflexionó sobre la violencia que se vive en la sociedad actual. “Sería bueno que todos nos juntemos, nuestro hospital está dispuesto a trabajar en pos de la comunidad. De hecho tenemos dos nuevos psicólogos, los cuales los conseguimos gracias a las gestiones de las autoridades del pueblo, que están a dispuestos a trabajar también”, expresó Cajal.

“Sería lindo armar un grupo de whatsapp para reflexionar y ver cómo podemos frenar todo esto que es consecuencia del alcohol, de las fiestas clandestinas y las drogas”, agregó el médico.

Tras la agresión, el médico realizó la denuncia correspondiente, y fiscal penal de Rosario de la Frontera, Oscar López Ibarra, imputó a Erik Leonardo Valdez como autor del delito de lesiones graves. El acusado fue detenido y el fiscal solicitó al Juzgado de Garantías interviniente que se mantenga su detención.