El jueves pasado en una plaza ubicada en la ribera del río Vaqueros, César Calisaya asesinó a su pareja y mamá de su hija, Lorena Vique. La apuñaló en diferentes partes del cuerpo, y aunque una ambulancia llegó a asistirla, murió camino al Hospital San Bernardo.

Calisaya quedó detenido, y el sábado pasado fue imputado como autor del delito de homicidio calificado por el vínculo y por existir relación de pareja previa y por mediar violencia de género en perjuicio de su esposa. Se abstuvo de declarar y continuará detenido mientras vecinas y vecinos de Vaqueros reclaman políticas de género en el municipio.

Este lunes realizaron una marcha para exigir Justicia por Lorena y reclamar por la falta de seguridad y de políticas públicas de género en el municipio. Exigen la creación de un Plan Integral de Prevención, Abordaje y Seguimiento de las Violencias por motivos de género, presupuesto específico y demás demandas necesarias y urgentes tanto a nivel provincial como municipal.

Una vecina de Vaqueros le contó a Salta 12 que en el municipio no hay controles, y que la gente vive insegura. “No hay ni una cámara, había familias tomando mate en una placita mientras marchábamos. No tenemos una mínima presencia municipal. Mínimamente algo de seguridad es lo que reclamamos”, señaló la mujer,