Desde que nació, José Luis Colque no puede ver. Sin embargo, eso no le impidió que durante más de un año tome clases de tango en su pueblo, La Merced, localidad de Salta. Con 29 años y mucha perseverancia adquirió destreza suficiente para presentarse en diciembre del 2021 en el teatro San Alfonso y cerrar el año en el teatro Del Huerto.

Colque, en diálogo con El Tribuno, confesó que arrancar fue un camino difícil, pero siempre se sintió acompañado por sus profesores, Leonardo y Valentín Villalobos, que dirigen el salón Ballet Sentimiento Argentino donde el joven tomó clases.

De esta forma, el mercedeño explicó: “Nunca tuve la oportunidad de ver, por lo que me cuesta imaginarme las posturas, los pasos. Es por eso que utilizaron diferentes técnicas para que pudiera darme una idea. Lo hicimos y vamos saliendo adelante. Agradezco profundamente a los hermanos Villalobos por la paciencia y por tanta dedicación”.

A su vez, no solo los profesores facilitaron su aprendizaje. La compañera de baile de Colque, Gisel Ramírez, fue de gran ayuda y ambos lograron establecer una fuerte conexión.

Leonardo Villalobos explicó que, para que José pueda sentir el ritmo, ponen un parlante de boca hacia el piso con el fin de que perciba las vibraciones. Además, aseguró que su hermano Valentín fue fundamental en el proceso, ya que al ser profesor de educación física y especialista en discapacidad sumó métodos de aprendizaje que dieron excelentes resultados.