Tras un año de soportar y denunciar amenazas, insultos, escraches y violencia física de parte de sus vecinos, la periodista de la Metán, Teresita Frías, logró que la Justicia salteña la escuche. Le asignaron una custodia policial en la puerta de su casa y además una Unidad Fiscal requirió el juicio contra sus agresores. Antes ella se había reunido con el procurador general de la provincia, Abel Cornejo.

La comunicadora contó en el programa Central Policial que el hostigamiento de los vecinos que viven en la plata baja de su edificio se repite cada vez que ella pública una nota sobre algún incumplimiento de normas sanitarias de parte funcionarios o legisladores de Metán. La reacción de sus agresores es inmediata a través de un mensaje en las redes sociales. La última vez, según contó, le arrojaron ladrillos a la ventana del cuarto de su hijo. “Una de mis atacantes me insultó cuando sacamos una nota donde evidenciaba que una de las secretarias del senador Daniel D´auría intentó entrar droga a la cárcel de Metán”, remarcó.

Los hechos de violencia contra ella y su familia comenzaron con amenazas en las redes sociales, “Después fueron a los medios locales a difamarme y siguieron con agresiones a mi casa. Un día arrojaron ladrillazos a la ventana de la pieza de mis hijos”, recalcó Frías. “Me dijeron que algún día iba a aparecer con un tiro en la frente o en la nuca”.

Otro hecho insólito es que los agresores acusaron al hijo de 9 años de la periodista de haberles rayado el auto, y ahora el menor deberá presentarse a declarar ante el juez Ramón Haddad. “Esto es parte de las falsas denuncias que estas personas presentaron en contra nuestra. Hablé con la asesora de menores Karina Singh y no tenía conocimiento del expediente. Esto demuestra que el juzgado hizo el procedimiento sin la autorización de la asesora”, finalizó la periodista.