Siguen las repercusiones tras el polémico ingreso de militantes kirchneristas al predio donde el miércoles pasado se realizó el homenaje a Güemes con la participación del presidente Alberto Fernández. Al respecto, el diputado provincial, Germán Rallé, opinó que “un sector que apoyó a Sáenz se sintió traicionado porque el mandatario recibió al Presidente”.

Rallé sostuvo que Gustavo Sáenz tiene esencia peronista pero al asumir como Gobernador de una provincia tiene que gobernar para todos los salteños. “Hubo un pase de factura muy grande hacia el Gobernador. Un sector que lo respaldó se sintió traicionado porque recibió al Presidente, mirando al presidente con una mirada peronista, pero no es así”, opinó el legislador en una entrevista con Radio Aries.

Para el legislador, el mandatario provincial se desvincula de una pertenencia política porque hubo un pase de factura. “Son cuestiones que son pase de facturas y el Gobernador ha quedado en medio de la tormenta, porque ha seguido el criterio del sector sanitario: el ministro de Salud y el COE para que no haya desfile”, agregó. “Yo creo que el gobernador, dando el mensaje que dio y despegándose de una pertenencia, de esa forma está diciendo que le debe los votos al pueblo salteño y no lo puso ni un partido ni otro. Creo que está bien lo que hizo”, finalizó.