El abogado de Pablo Rangeón volvió a solicitar la prisión domiciliaria para el productor de moda salteño acusado de abuso sexual. Es la segunda vez que Roberto Reyes intenta sacar de la privación de la libertad a su cliente. Ahora la jueza Claudia Puertas deberá evaluar nuevamente el pedido de Reyes y tomar una determinación.

“Entendemos que la situación de libertad puede atentar contra la necesidad de reconstruir la forma en que ocurrieron los hechos, también puede suceder que se actúe sobre los testigos o evadirse. Procesalmente corresponde que el acusado espere detenido el desarrollo de la investigación”, sentenció el fiscal Rodrigo González Miralpeix a Central Policial.

Respecto a los avances de la investigación, explicó que en este tipo de delitos, el índice de pruebas no es de los más altos comparado con otros procesos. “Son hechos que sucedieron hace mucho tiempo, y además hay que tener en cuenta que las víctimas lograron comprender lo que vivieron un tiempo después. La posibilidad de reunir los elementos es más limitada pero lo que tenemos ahora es suficiente para mantenernos en nuestra posición aunque pretendemos robustecerlo mucho más”, detalló.

El fiscal adelantó que espera reunir los elementos necesarios para que el juicio contra el productor de modas sea antes que se cumpla el plazo que la ley estipula para la prisión preventiva, es decir 2 años. “La situación de Rangeón es compleja por la multiplicidad de personas que lo denunciaron. Como se parte de una hipótesis criminal grave, la pena con que se va a partir será alta”, subrayó.