Dos meses después de la detención del cura Carlos Jorge Aguilera, imputado en 2019 por abuso sexual, el juez Adolfo Figueroa dictó su sobreseimiento por considerar que la acción penal estaba prescrita. Para revertir la situación, la Fiscalía de Impugnación impuso un recurso de queja ante la Corte de Justicia, que lo rechazó. Esto significa que prescribieron los abusos imputados al religioso, quien quedará libre de culpa y cargo.

Aguilera fue detenido el 21 de marzo de 2019 e imputado por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de su realización, agravado por ser ministro de culto (dos hechos) en concurso real con abuso sexual simple agravado por ser ministro de culto.

Juan Casabella Dávalos, abogado defensor de Aguilera, sostuvo la inocencia del religioso y consideró que las denuncias se relacionan con un “operativo mediático” del arzobispo Mario Antonio Cargnello. También adelantó que iniciaría una querella contra la máxima autoridad eclesiástica en la provincia.

El 12 de abril de 2019, el juez Héctor Martínez del Juzgado de Garantías 5 dictó la prisión preventiva requerida, en ese momento, por la fiscal María Luján Sodero, en el marco de una investigación penal abierta a partir de la denuncia de dos jóvenes, los que denunciaron hechos ocurridos cuando el acusado estaba al frente de la parroquia de Campo Santo.

La votación en el seno de la Corte de Justicia se repitió 5 a 4 a favor de declarar prescriptos los delitos sexuales imputados a Aguilera. La resolución de la Corte podría replicarse también en la causa que se sigue en contra del ex cura Emilio Lamas e incluso favorecer al reciente condenado Agustín Rosa Torino, quien fue sentenciado a 12 años de prisión por delitos sexuales en perjuicio de tres víctimas.