La comunidad de Salvador Mazza sigue conmovida por el asesinato de una joven de 15 años. El cadáver apreció sumergido en un desagüe y con un disparo en el rostro. Todavía no hay ninguna persona detenida, sin embargo la Justicia entregó el cuerpo a sus familiares y en el entierro hubo conflicto.

Cuando llevaron el féretro al cementerio se encontraron con las puertas cerradas, entonces la familia de la adolescente asesinada pidió que se lo entreguen para poder velarla en su casa y luego enterrarla en una fosa común. La policía se negó porque la víctima había dado positivo para coronavirus en los estudios de rigor realizados durante la autopsia.

La adolescente había salido de su casa el domingo pasado alrededor de las 18 para cumplir con sus tareas con bagayera en la frontera de Salvador Mazza, y no regresó. Su familia denunció su desaparición, y al día siguiente unas personas encontraron su cuerpo flotando en un desagüe cerca de las vías del tren. Tenía un disparo en el rostro y se sospecha que el asesino es un expareja de la víctima que está prófugo.