Un informe de la Auditoría General denunció irregularidades en el municipio salteño de Rosario de la Frontera. El organismo de control, durante la gestión del actual intendente Gustavo Solís se habrían emitido facturas y pagos por duplicado, se crearon fundaciones fantasmas, entre otros delitos.

El auditor Mariano San Millán presentó la denuncia en la Fiscalía Penal de Delitos Económicos y señaló que se encontraron facturaciones dobles del 2019 por montos que rondan los 940 mil pesos en concepto de compra de ripio. Además la contratación de servicios a la fundación “Sagrado Corazón” por 3 millones de pesos y a otro hombre por obras de baños, también por 3 millones de pesos. Los montos se pagaron con cheques denominación, es decir por el valor de 50 mil pesos.

A raíz de esta investigación, el diputado provincial Gustavo Orozco presentó en la Legislatura un pedido de intervención a la Municipalidad de la ciudad termal. La iniciativa ya tomó estado parlamentario y en las próximas horas podría empezar a discutirse en comisiones.

Por su parte, el intendente Gustavo Solís se defendió y anticipó en FM Profesional que acudirá a la Justicia por el accionar del auditor. Considera que incumplió con sus deberes de funcionario público y que no actuó con honorabilidad, manifestando que detrás de la forma en la que se auditó hay interese políticos.