Uno de los sectores más preocupados por las nuevas restricciones es el que reúne a los gimnasios. La cuarentena del 2020 fue eterna y difícil para los empresarios del rubro. Estuvieron cerrados durante meses y ahora temen que pase lo mismo. Piden seguir trabajando con el compromiso de sostener e intensificar las medidas de bioseguridad. También trabajan en una ley que establezca al deporte dentro de las actividades esenciales.

Maximiliano Kripper, titular de la Cámara de Gimnasios, expresó que nuevas limitaciones que podrían implementarse ante el aumento de casos no los afectaría ya que el protocolo que ellos manejan les permite trabajar hasta las 22. Sin embargo, junto a las federaciones argentinas de gimnasios y con la Cámara de Diputados están trabajando para declarar a la actividad física como esencial. “Consideramos que la actividad física controlada dentro de un gimnasio son totalmente beneficiosas para la salud”, le explicó a El Tribuno.

Kripper afirmó que si aumentan las restricciones el sector estaría al limite. “Recién en febrero y marzo hemos vuelto a una nueva normalidad que nos da un margen de ganancia, sumado a que la gente ya se animó a volver a los gimnasios y hay un cierto ritmo de personas. Volver a restricciones sería matarnos y ahogarnos. El año pasado estuvimos seis meses sin trabajar y muchísimos tienen secuelas de esa época, han quedado con deudas. Tocarnos lo que conseguimos nos haría muy mal”, remarcó el representante de la Cámara de Gimnasios.