En Argentina pueden encontrarse distintas zonas que poseen pueblos idílicos, atractivos, “de postal” o simplemente favoritos en lugares como el Norte, la Patagonia y hasta Córdoba y Buenos Aires. Según el ranking de una revista nacional, Salta es hogar de dos de los más lindos.

La encuesta fue hecha por la revista Lugares en su cuenta de Instagram, permitiendo a sus seguidores votar por sus pueblos favoritos. Entre los diez ganadores, se encuentran Cachi en segundo lugar e Iruya en el sexto.

Cachi Salta

Para empezar, el primer lugar de la lista se lo lleva Purmamarca en Jujuy, con una gran afluencia turística gracias a el icónico Cerro de los Siete Colores, una plaza de artesanos reconocida e importante hotelería. Otro clásico es el Paseo de los Colorados, un camino que avanza entre cerros de tonalidades increíbles y la Cuesta de Lipán durante tres kilómetros hasta las Salinas Grandes.

La sigue en segundo lugar Cachi, un pueblo salteño con una estética reconocida por sus casas blanqueadas, faroles en calles de impronta colonial y letreros en madera de cardón. Está preservado en este estado gracias al primer plan de preservación urbana del pueblo atrás en 1978, manteniéndola en un tiempo distinto al usual. También se lucen sus viñedos con las bodegas Isasmendi y Miraluna, y cosechas a 2.500 de altura, además de restaurantes con increíbles platos tradicionales y modernos.

Museo Arqueológico de Cachi (web)

En tercer lugar está El Chaltén, de Santa Cruz, entre los pueblos más jóvenes con tan solo 35 años. Posee increíbles lagos, glaciares y picos puntiagudos como el Poincenot y el Torre, además de ser la meca del trekking argentino. Lo sigue Villa La Angostura, en Neuquén, el destino más exclusivo de los Siete Lagos con playas claras y amplias, vegetación tupida y nuevos emprendimientos. El surgimiento de la zona renació tras la erupción del volcán Puyehue, que la cubrió de cenizas en el 2011.

Siguiendo con la lista, en el quinto puesto está Tilcara, Jujuy, la capital arqueológica del noroeste. Y tras ella, la esperada Iruya de Salta, un lugar al que se accede por Jujuy pero es parte de nuestra provincia, con un impresionante camino de llegada, vistas de otro mundo con los colores de los cerros, y la imponente bajada de cornisa a los 4.000 metros.

Iruya, Salta

En séptimo lugar está San Antonio de Areco, en Buenos Aires, que mantiene viva la tradición con un equilibrio de antiguo y nuevas tendencias; lo sigue La Cumbrecita de Córdoba, nacida de familias de pioneros alemanes que veraneaban allí desde antes de que hubiera asfalto.

San Martín de los Andes, en Neuquén se lleva el noveno puesto con gran variedad de alojamientos y actividades, así como también la arquitectura típica de montaña; y finalmente, cierra la lista San Javier, de Córdoba, un pueblo de Traslasierra a la que todavía se le puede dar la vuelta a la plaza en burrito, con calles de tierra, casas de adobe, tres bodegas y fábricas de aceite de oliva.