Este fin de semana, dos embarazadas con COVID-19 dieron a luz a sus bebés en el hospital San Roque de Embarcación. La jefa del servicio de Obstetricia del nosocomio, Claudia Maturana, explicó que los dos partos se desarrollaron con normalidad, ninguna de las mujeres requirió oxígeno ni presentó dificultades. Ambas madres se recuperaron favorablemente, amamantaron a su bebé y se empezaron a movilizar.

En el hospital tenemos dos salas de parto. Una que funciona en el salón central y la otra se encuentra operativa en la sala COVID. Cada Unidad de Trabajo de Parto y Recuperación (UTPR) está equipada de igual forma, con camilla, incubadora, servocuna, oxígeno, baño y ducha, calefacción y pelota esferodinámica”, explicó la profesional.

Además detalló que una de las embarazadas ya contaba con resultado positivo desde el domingo 11 de julio, mientras que la otra fue diagnosticada con un test de antígeno en el hospital, horas antes del parto. Sobre las características del parto en pacientes positivas para coronavirus, la obstetra expresó que se desarrolla de la misma forma, con evolución espontánea y permitiendo el ingreso de un acompañante elegido por la embarazada, con las medidas de bioseguridad correspondientes, para respetar el parto humanizado.