A treinta días de intervención de la ANSES UDAI Salta y de la renuncia de sus titulares Marcos Vera y Susana Aramayo se conoció el informe que detalla todas las irregularidades cometidas en el organismo nacional, que derivó en una denuncia penal en la Justicia Federal, y en la desvinculación de 20 agentes vinculados a diferentes delitos.

La auditoría reveló que una red de empleados del organismo nacional facilitaba turnos cobrados de manera irregular para distintos trámites y derivar a algunos estudios jurídicos cercanos a la dependencia administrativa de calle Jujuy a quienes tenían que realizar gestiones previsionales. Ante la gravedad de la situación, 20 agentes fueron desafectados, suspendidos, sumariados o reubicados para que no se entorpezcan las investigaciones en curso.

En la denuncia se informó a la Fiscalía que en un local comercial cercano a la oficina de la ANSES se llevaría a cabo una venta de turnos de atención para las dependencias de la UDAI Salta. La gestión para la obtención de turnos se efectuaba a través de una casilla de correo electrónico administrada por un tercero ajeno a los titulares de los respetivos trámites.

Además, se presentó una denuncia penal ante la Justicia Federal de la ciudad de Salta por la presunta comisión de los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de deberes de los funcionarios públicos, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, defraudación en perjuicio de la Administración Pública y tenencia ilegitima de documento nacional de identidad.