En el día que el COE provincial anunciaba que Salta presenta una curva epidemiológica en un sostenido pero lento aumento, se confirmaron 52 casos positivos de COVID-19 en la provincia. Es la cifra más baja desde que comenzó a subir el registro de contagios entre las últimas semanas de marzo y el mes de abril.

Actualmente hay 135 pacientes internados en unidades de terapia intensiva y 43 con asistencia respiratoria mecánica. A la fecha, los decesos por COVID-19 en Salta suman 1274. Desde el inicio de la pandemia, en la Provincia suman 34.411 los casos confirmados, de los cuales ya se recuperaron 30.723, lo que representa el 89%.

En una conferencia de prensa realizada este lunes en el Centro Cívico Grand Bourg, el jefe de Sala de Situación, Miguel Astudillo, confirmó que “la curva epidemiológica sigue una tendencia de aumento sostenida pero lenta en Salta”. También destacó que cambió en mapa de departamentos provinciales en estado de riesgo epidemiológico. “La semana pasada era preocupante. Hubo una mejora sobre ese mapa; Capital, La Caldera, Rosario de Lerma, Los Andes, La Candelaria, han salido de la zona roja y están en zona de riesgo medio”, aclaró.

Por su parte, el titular del COE, Francisco Aguilar, aclaró que hay un gran número de jóvenes de entre 35 y 55 años, que están internados con neumonías graves a raíz del COVID-19, y pidió a la comunidad que sostenga los cuidados. “La segunda ola está llegando con intensidad incierta, la tendremos con frío, con actividades económicas, recreativas, educativas casi normales, hospitales con sus camas y recursos humanos ocupadas en patologías habituales”, remarcó.