La segunda ola de contagios de COVID-19 complica la ocupación de las camas en los hospitales salteños. En el Papa Francisco están ocupadas las 41 camas de terapia intensiva. Su gerente, Daniel Mamaní, asegura que la situación es dinámica y se modifica día a día.

Es el 100% de la terapia, del resto de las camas tenemos un 80% de ocupación que es terapia intermedia. Pero en cada momento van ingresando pacientes, este miércoles hemos logrado desocupar dos camas, hoy ya están ocupadas nuevamente. Es dinámico a medida que podemos ir dando altas y trasladando a un lugar de menor complejidad”, detalló el médico en una entrevista con Telefé Salta.

En total, el hospital tiene 68 pacientes internados, 41 en terapia intensiva y 36 de ellos con asistencia respiratoria mecánica. “La edad promedio de internación ha disminuido, ya no son los mayores de 60 o 70 años, sino los menores de 50. Tenemos paciente de 30 años y también de 15, 16, 17 años. Esto marca la diferencia entre la franja etérea que está padeciendo la enfermedad”, detalló.

También aseguró que la población más afectada es la económicamente activa, razón por la cual se recomienda mantener las normas de bioseguridad básica no solamente afuera sino también dentro de las casas. Días atrás, el COE provincial resolvió suspender las cirugías programadas en hospitales privados de Salta mientras que en la parte pública sucedía desde hace semanas.