En un histórico fallo, la Justicia salteño condenó a 12 años de prisión efectiva al sacerdote Agustín Rosa Torino por abuso sexual en perjuicio de tres integrantes de la congregación religiosa que él mismo había fundado, Discípulos de Jesús San Juan Bautista. Durante el juicio, que comenzó el viernes 25 de junio y concluyó el 8 de julio, se escuchó el testimonio de las víctimas y de testigos, que también aseguraron haber padecido los abusos del ahora condenado cura.

Tras la sentencia, el abogado defensor de Rosa Torino, Miguel Núñez Najle, cuestionó el ver dicto y aseguró que las pruebas presentadas por los denunciantes no tenían sustento para la condena. “Las pruebas concretas que debería haber presentado la Fiscalía eran contradictorias, no tenía respaldo ni elementos de prueba reunidos en el juicio. A nuestro entender lo que la fiscalía hizo fue generar más ruido, generar de antemano la condena social para provocar esta presión”, opinó el letrado.

Por otro lado, Núñez Najle dijo estar sorprendido con la sentencia porque “entendíamos que había quedado demostrado a lo largo del curso del expediente que las denuncias eran realmente infundadas”. Por último, el abogado manifestó que si la fiscalía busca aumentar la pena, presentará un recurso de casación. También explicó que aún no sabe si solicitarán la prisión domiciliaria para el sacerdote puesto que “debemos ver el lugar de detención, todavía no tiene condena firme, se trata de prisión preventiva y hay que analizar las posibilidades”, concluyó.