El gerente del hospital San Bernardo, Pablo Salomón, asegura que, tras las vacaciones, el carnaval, el inicio de clases y un relajamiento general de la población, sumado a la cercanía de la temporada invernal, es muy probable que veamos un rebrote de coronavirus en Salta, que se manifieste en un aumento exponencial de casos.

En diálogo con FM Profesional, Salomón explicó cómo la temporada preinvernal afectará la situación epidemiológica de la provincia. Con la disminución de las temperaturas, la población pasará más tiempo en espacios cerrados, y esto favorece la transmisión del virus, que se propaga principalmente por aerosoles.

Pablo Salomón, gerente del hospital San Bernardo.(El Tribuno)

Yo creo que estamos en una situación en la que tenemos a la vuelta de la esquina un rebrote, solo por el hecho de que vamos a comenzar a estar en espacios cerrados”, explicó el médico. Y mencionó que la vuelta de los chicos a las escuelas es un verdadero desafió para la situación sanitaria, ya que los niños son “un vector muy importante” de la enfermedad.

“Los chicos tienen que estudiar, pero vivimos una realidad de ciencia ficción. Es difícil lograr que cumplan la distancia y el uso de barbijo. No sé si alcanzan todas las medidas que se tomaron”, reflexionó Salomón.

Por otra parte, Salomón lamentó el relajamiento que se observa en la población. “La ciudad está abierta, pero hubiera sido interesante que la población tuviera conciencia de que seguimos en una pandemia y que debemos mantener la distancia y el barbijo. Estamos haciendo muy mal las cosas y eso va a tener un costo altísimo”, expresó.

La carpa para pacientes con COVID-19 instalada en el San Bernardo(El Tribuno)

En cuanto a la situación del hospital San Bernardo para hacer frente a la pandemia, Salomón aseguró que durante la pandemia contrataron 160 profesionales que continuarán trabajando hasta el 31 de marzo, etapa que la que evaluarán su continuidad.

“Yo creo que vamos a vivir tiempos complicados, en donde los protocolos tienen que ser rígidos, en donde los protocolos no deberían tener excepciones. En base a eso ir viendo la curva para ver como actuamos y que decisiones tomamos”, finalizó Salomón.